Villa de Leyva Colombia

Villa de Leyva, el Macondo del interior

Publicado en

Villa de Leyva a primera vista impresiona por su bella arquitectura. Pero no es realmente lo que hace especial este pueblo de Boyacá. Aunque su tradición histórica cuenta las historias de los héroes de la patria y los restos de algunos reposan en sus suelos, hay algo más importante, algo que hace vivido el realismo mágico que ahora es la marca de Colombia. Lo que hace tan especial a Villa de Leyva es la gran y contrastante mezcla cultural que se vive en cada calle de este pueblo.

Campesinos nativos, colombianos de todas las clases sociales provenientes de las grandes ciudades y extranjeros. Todos juntos, acostumbrandose los unos a los otros. Los campesinos acostumbrándose a ver como la simple vida del campo se vuelve compleja por la economía del lujo y la tecnología que traen los citadinos y los extranjeros, los citadinos aprendiendo a convivir con las costumbres de los campesinos y los extranjeros acostumbrándose al ritmo de vida y a que los leyvanos escuchen atentamente sus ordenes les devuelvan una sonrisa y finalmente hagan lo que les da la gana. Eso sí que los saca de sus casillas.

Vista al desierto de la candelaria en Villa de Leyva

Vista al desierto de la candelaria en Villa de Leyva

Los campesinos de Villa de Leyva tienen su propio estilo y ritmo de vida, totalmente incomprensible para los que vivimos en las ciudades. La historia en particular de un campesino que los habitantes de Villa de Leyva y los turistas solían mirarlo con cierto pesar a través de las ventanas de sus lujosos autos, que con toda seguridad aún se lo deben al banco, porque siempre va con ropa vieja, el sombrero roto, botas de caucho y a lomo de burro por las calles empedradas del pueblo. Este harapiento personaje es dueño de grandes extensiones de tierra a las afueras del casco urbano que hoy valen oro, no tiene una abultada cuenta bancaria porque sabe que el efectivo es el rey, un número en una pantalla no es garantía de nada, el único banco que usa es Ban-colchón. Ese humilde campesino puede ser más rico que usted, yo y muchos de los que hoy viven en la villa y aunque muchos dirían que con ese billete ya hubieran mandado matar caviar este humilde personaje prefiere tomarse unas polas en el centro del pueblo y subir doblado de la borrachera sobre su burro. (Parece que ya decidió mejorar su medio de transporte, se compró un caballo).

Campesino de Villa de Leyva tomando cerveza en la plaza

Campesino de Villa de Leyva tomando cerveza en la plaza

Tras el colapso de las ciudades, la sobrepoblación, el tráfico la falta de oportunidades, muchas personas decidieron irse a vivir a Villa de Leyva y otras decidieron irse a sobrevivir. Eso de adaptarse no es para todo el mundo y no tiene que ver con la cantidad de recursos que se tengan si no con la capacidad de desprenderse de ciertos lujos. Conocemos la historia de un perrito faldero que seguramente acostumbrado a una dieta de champiñones, faisán y concentrado, algún día de paseo por una finca de Villa de Leyva, se encontró uno de los famosos hongos alucinógenos leyvanos y se lo comió. Parece ser que fue una tarde de delirios caninos, paranoia y mucho agite. El pobre animal pasó el día corriendo de lado a lado de la casa metiéndose bajo las mesas hasta que la energía se le acabó y el veterinario logró calmarlo.

Antigua Casa campesina en Villa de Leyva

Antigua Casa campesina en Villa de Leyva

Boyacá es muy atractivo para los extranjeros que se han jubilado, por su bajo costo de vida y su alta calidad en la misma. Desde hace mucho tiempo ciudadanos alemanes y suizos han migrado a esta tierras incluso en épocas nefastas como la de la presidencia de Andrés Pastrana. Durante esa época muchos intentaron nacionalizarse pero encontraron el inconveniente que los funcionarios del DAS de aquella época no sabían como hacer ese trámite. Obvio en esa época ni los colombianos querían vivir en Colombia. Después de aquellos años cuentan que varios extranjeros indocumentados vivian en Villa de Leyva y el DAS llegaba con lista en mano buscandolos para deportación. Eran situaciones al mejor estilo de la frontera mexico-estadounidense pero a la inversa. Intento imaginar cómo sería un personaje de estos, blanco, rubio, alto corriendo por alguna calle empedrada gritando “La Migra”, “La Migra”.

Campesinos habitantes de Villa de Leyva

Campesinos habitantes de Villa de Leyva

Villa de Leyva es un destino obligado cuando se viaja a Boyacá. Cuando la visite ya sabe que detrás de esa espectacular fachada colonial se encuentra el verdadero tesoro de Villa de Leyva y que el sólo dar una vuelta a la plaza y ver sus atractivos turísticos puede que no sea lo más importante por conocer.

Comparte el post con tus amigos, ellos también lo van a disfrutar.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *