Páramo de guerrero

Páramo de Guerrero

Publicado en

Cinco caminantes rumbo al norte de Cundinamarca subimos a bordo de un Twingo con la promesa de recorrer uno de los páramos más importantes del departamento.

Con el fin de abastecernos de provisiones hicimos una parada inicial en Cogua, un pueblo pintoresco y muy conservado, de sonrientes habitantes. Era domingo, había un pequeño mercado de plaza en el parque central y como rezan las costumbres del día sacro muchas personas se dirigían a la iglesia que ya invitaba con sus campanadas.

Iglesia de cogua

Iglesia santísima trinidad de cogua, Cundinamarca

Avanzamos en nuestro recorrido tomando la ruta que de Cogua conduce a Tausa. Una vía que parece interminable e intermitente con sus tramos de carretera pavimentados y otros en grava. Toma cincuenta minutos aproximadamente ir de Cogua hasta el páramo.

Al llegar a la montaña estábamos envueltos por la niebla densa que cubría toda la estepa, una ligera llovizna iba y venía. El frío y la lluvia que parecía clavarse como finas agujas nos obligaban a permanecer en movimiento. Noté como las manos se me entumecían al sostener la cámara para disparar las primeras fotos.

Neblina densa y llovizna nos reciben en el páramo de guerrero

Neblina densa y llovizna nos reciben en el páramo de guerrero

El páramo de Guerrero es la principal despensa de agua para 2 millones de personas y uno de los recursos estratégicos con los que cuenta el departamento. Allí nacen nueve ríos importantes, uno de los cuales, el río Frío, abastece la represa de Tibitó que provee de agua a Bogotá y a los municipios cercanos.

Actualmente el páramo está amenazado por los cultivos de papa, la ganadería y la minería (legal e ilegal), auspiciada por políticos y por las mismas personas que dependen del agua que produce el páramo. Tal parece que a los 3.200 msnm, altura donde inicia el recorrido, escasean el oxígeno y el sentido común.

Camino entre los frailejones en el páramo de guerrero

Camino entre los frailejones en el páramo de guerrero

Entre nuestros preparativos de viaje habíamos contratado un guía privado para el recorrido, al llegar al páramo nos llevamos un par de sorpresas. La primera, al ver que nos agregaron a un grupo de veinte personas que iba a hacer el mismo recorrido, porque el guía que contratamos no conocía el páramo, esta fue la segunda sorpresa.

El grupo de veinte personas pertenecían al staff de una empresa que realiza caminatas deportivas a las afueras de Bogotá. Acostumbran, al dar la charla introductoria, presentarse mencionando sus nombres y sus profesiones. Alguno de mis amigos preguntó desprevenido: -¿En caso de emergencia, el curriculum dicta el orden de prioridad para ser rescatado?… ellos pensaron que lo decía en broma.

Nuestro nuevo guía, Yamid Garzón, es una persona que habita la región y se ha dedicado a promover el turismo y la conservación del páramo, conoce muy bien el sector y las especies que allí habitan, y como muchos también él ha sufrido la depredación del mismo.

Bosque de pino sembrado ilegalmente con autorización de políticos en el páramo de guerrero

Bosque de pino sembrado ilegalmente con autorización de políticos en el páramo de guerrero

La caminata no es muy exigente. Sin embargo, la altura va cobrando sus víctimas durante el trayecto. La falta de oxígeno aumenta la fatiga e impide el avance rápido de algunas personas.

La travesía inicia sobre una ruta trazada que intenta minimizar el impacto de la visita. En el primer trayecto el camino es amplio, cruzando a través de valles de frailejones que les ha tomado muchos años lograr su tamaño, rodeados de pajonales que les toma catorce años crecer. Enseguida, aparecen unas ruinas de casas campesinas en medio de potreros que contrastan con el entorno de páramo, esta zona alguna vez fue usada para pastoreo. Frente a los potreros tropezamos con un bosque de pinos, que veinte años atrás algunos políticos sembraron con doble intención. Allí se hace una primera parada para reagrupar.

Valle de frailejones en el páramo de guerrero

Valle de frailejones en el paramo guerrero

Las áreas del páramo que en el pasado fueron usadas para ganadería o cultivos de papa, ahora son áreas protegidas. Potreros que el páramo intenta recuperar. El guía nos cuenta que “la buena noticia” es que en cuarenta años el páramo podría empezar a recuperarse, la mala noticia es que no crecerá vegetación de páramo, crecerá vegetación de bosque tropical andino. Esa porción de la fábrica de agua se perdió.

Al reagrupar, nos dan nuevas indicaciones ya que el camino a seguir es mucho más angosto y se debe hacer la caminata en fila india para invadir mínimamente el terreno. Finalmente llegamos al punto más alto del recorrido, Laguna Verde. Esta laguna se encuentra a los 3.650 msnm. Allí se pueden ver patos silvestres que hacen una pausa en su ruta migratoria.

Laguna verde a 3.650 msnm en el páramo de guerrero

Laguna verde a 3.650 msnm en el páramo de guerrero

Nuestro guía nos dio información muy completa sobre el páramo durante todo el recorrido. Desde, porque las plantas se llaman frailejones, hasta cuanto tiempo va a tomar recuperar el daño hecho por el ser humano y las consecuencias.

Al regreso, decidimos no continuar con el grupo grande ya que queríamos aligerar el paso. Yamid ofreció llevarnos nuevamente a la carretera por otra ruta, por la cual no se podía llevar al grupo grande. Este recorrido atraviesa pequeñas formaciones de agua que van abriéndose camino hacia la parte baja de la montaña y que lentamente se van convirtiendo en ríos.

Algunas piedras en el páramo de guerrero son de color naranja porque el hierro contenido en la roca se oxida dándoles el tono rojizo.

Algunas piedras en el páramo de guerrero son de color naranja porque el hierro contenido en la roca se oxida dándoles el tono rojizo.

Recorrer el páramo de guerrero genera un contraste de emociones. Por un lado, está la belleza del paisaje natural, y por el otro, la desilusionante evidencia de deforestación y depredación del ser humano.

Nuestro amigo, francés, es sorprendente. Nunca logramos entender como a esa altura y con tan poco oxigeno logro hablar sin parar durante las 4 horas del recorrido.

Los frailejones son el motor de la fábrica de agua, en cuyas hojas se roban gota a gota el agua de las nubes. El páramo de guerrero tiene cinco especies de frailejones (Espeletia Argentea, Espeletia Barclayana, Espeletia Cayetana, Espeletia Grandiflora, Espeletiopsis Corymbosa), a pesar de esto, hoy se considera al páramo de guerrero un páramo seco, ya que solo produce 8 litros de agua por segundo por Km².

Frailejones en el páramo de guerrero

Frailejones en el páramo de guerrero

Al final de la ruta tristemente quedan en las retinas los bultos de papa sobre la vía esperando ser transportados, áreas de monocultivos de tierras sobre-explotadas y finalmente como cierre del abrumador espectáculo, se deja ver la mina de carbón “La Guaca”, una mina con licencia otorgada por la CAR hasta el 2022.

Para los que no lo saben, el principal problema de tener minería en los páramos es que no solo destruyen grandes porciones del terreno, si no que ‘el hueco’ abierto en la tierra filtra el agua hacia su interior, no solo interrumpiendo su flujo natural, si no también contaminándola.

Esta es solo una de las minas carbon que están acabando con el páramo de guerrero

Esta es solo una de las minas carbon que están acabando con el páramo de guerrero

Existen en el páramo de guerrero minas de carbón y de arcilla, con y sin licencia. Del páramo de guerrero se extraen 700 toneladas métricas mensuales de carbón, y en su suelo están cultivadas más de 150 hectáreas de papa.

Para ir al páramo de guerrero le recomendamos:

  • Contacte un guía profesional que conozca muy bien el páramo y ojalá que viva en la región. Le recomendamos a Yamid Garzón. El celular es 301 512 8016
  • Recuerde que es un páramo, en este tipo de terrenos es más importante la ropa funcional que la estética. Este preparado para todo, los cambios de clima en el páramo son constantes.
  • Use pantalones deportivos o de secado rápido, los jeans no son recomendables cuando se mojan se enfrian mucho y pesan, pueden acelerar la hipotermia en un caso extremo.
  • Lleve un par de guantes y un protector para las orejas, si hace mucho frio, le van a hacer su viaje mucho más cómodo.
  • Lleve calzado apropiado, con buena aderencia y ojalá a prueba de agua. Los zapatos deportivos o los de uso diario no tiene buen agarre y cuando se mojan retienen la humedad por mucho tiempo.
  • La hidratación es muy importante, no importa cuanto frio haga.
  • Use bloqueador solar

Comparte el post con tus amigos, ellos también lo van a disfrutar.

Comentarios

  • queria saber si necesitaron algun tipo de permiso para ingresar a un área protegida, parece que no, pero ¿ se si se tendria que hacer?. El relato me pareció entretenido,y la verdad es que solo los que salen de Bogotá conocen la realidad de lo que pasa mas alla de nuestras narices y de igual manera darnos cuenta que somos nosotros los que tenemos que acomodarnos al medio ambiente natural y no al contrario.

    Andres Jiménez

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *